"PERIODISMO AMBIENTAL"

El tráfico de fauna ya alcanza a más de 135 especies silvestres en el país: las más afectadas y el principal destino

Apenas uno de cada 10 ejemplares capturados logra sobrevivir a las condiciones que le imponen sus cazadores; tres organizaciones impulsan una campaña social para contrarrestar este comercio ilegal

ANIMALES 10 de octubre de 2023 ecovida ambiente ecovida ambiente
las-aves-entre-las-victimas-del-trafico-de-fauna-BMFFLJGZZJHANLYO4JQDSEHBGA

El tráfico de animales está causando estragos si se mide en pérdida de biodiversidad y, en la Argentina, ese delito ya alcanza a 135 especies silvestres y la demanda como “mascotas” es la principal causa que lo impulsa, de acuerdo con tres organizaciones que inician hoy una campaña pública para contrarrestar esa actividad ilegal.

 Datos proporcionados por el Instituto Jane Goodall, la Fundación Temaikèn y el programa WCS Argentina de la Sociedad para la Conservación de la Vida Silvestre indican que ocho de cada 10 ejemplares que se trafican por distintas vías en el país pertenecen a especies autóctonas y solo uno de cada 10 de esos animales sobrevive a las condiciones que les imponen sus cazadores. Peces, aves, mamíferos, reptiles y anfibios son parte de ese comercio ilegal.

WSC Argentina ya había denunciado a través de la campaña #SiComprasSosComplice en febrero de este año que monos, aves tan atractivas como el tucán o el papagayo y, más pequeñas, como el cardenal amarillo, el lagarto overo, la tortuga de tierra y el tatú carreta “encabezan la lista de especies que son sacadas del país para ser vendidas como mascotas de lujo o para integrar exclusivas colecciones”.

 
Ahora, las tres organizaciones se unen a una iniciativa mundial para generar la toma de conciencia en la población frente al “comercio ilegal de animales silvestres vivos vendidos como mascotas”, mientras que insisten en los riesgos que esto está generando, como la aparición y la propagación de enfermedades zoonóticas asociada con el tráfico de fauna protegida. Esa campaña la lidera la Alianza contra el Tráfico Ilegal de Fauna Silvestre (AZA-WTA, por su sigla en inglés) y el Fondo Internacional para el Bienestar Animal (IFAW).

 “En la Argentina, más de 135 especies silvestres se ven afectadas por este problema y, al menos 20, están en peligro de extinción”, señalaron referentes de la campaña #NoSoyMascota, que se lanza hoy.

Paula González Ciccia, directora de Conservación y Educación de la Fundación Temaikèn, señaló que aun cuando hay centros de rescate especializados que trabajan con las autoridades nacionales y provinciales, “la cantidad de animales decomisados supera la capacidad para albergarlos con las condiciones de bienestar que requieren”. Otro dato que presentaron las tres organizaciones es que solo el 50% de los animales que se lograron rescatar, después pueden ser reinsertados en la naturaleza.

 Solo al Centro de Recuperación de Especies Temaikèn (CRET) llegaron 290 cardenales amarillos luego de incautaciones. Esa cifra alarma y la ponen como ejemplo porque, según detallaron, es el 14,5% del total de individuos maduros que quedan en la naturaleza.

“Por esto –continuó González Ciccia–, es fundamental trabajar con la comunidad en la educación y la sensibilización. Así, las personas podrán evitar poner en riesgo su salud, la de los animales y la del ambiente en el que vivimos”.

 El tráfico ilegal de vida silvestre, según detalló Laila López Goudard, coordinadora del Comité Ejecutivo del Instituto Jane Goodall Argentina, “está íntimamente ligado a los riesgos sanitarios, la destrucción de hábitat y pérdida de biodiversidad, que es la otra cara del cambio climático”. Esto, según continuó, está “claramente planteado” en las investigaciones científicas, así como también expresado por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por su sigla en inglés) y la Plataforma Intergubernamental Científico-Normativa sobre Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos (IPBES).

“Lamentablemente, hay una distorsión publicitada por las redes sociales, que promueven directa o indirectamente el mascotismo, como ocurre con los casos de primates decomisados en la Argentina”.

Una de las líneas de trabajo del instituto creado por la primatóloga Jane Goodall para la promoción de la conservación de las especies amenazadas apunta al tráfico ilegal de vida silvestre. Es por lo que López Goudard describió como una “estrategia triangular”, que incluye “el rescate de los animales y el bienestar animal de alta calidad a través de santuarios, el empoderamiento de las políticas y la aplicación de la ley y la educación humanitaria y de otro tipo”.

 En nuestro país, según planteó Cristian Gillet, responsable de Rescate y Rehabilitación de Fauna de la Fundación Temaikèn, el comercio ilegal de fauna es una de las principales amenazas que ponen en riesgo la supervivencia de muchas especies y muchos individuos, que son comercializados como mascotas o animales ornamentales.

“Todos los ciudadanos tenemos que ver con esto porque sin compradores no hay tráfico –enfatizó–. Un animal silvestre no solo requiere una nutrición y un ambiente específico, sino que el comercio ilegal extrae indiscriminadamente animales de la naturaleza que son transportados en condiciones que son muy malas, quedan hacinados, se golpean y se contagian enfermedades, lo que también pone en riesgo la salud de las personas [que tienen contacto].” En toda esa cadena, que incluye puntos de acopio y la venta, uno de cada 10 animales llega a ser vendido como mascota.

TRÁFICO ILEGAL DE FAUNA EN LA ARGENTINA LAS ESPECIES INVOLUCRADAS CON MAYOR FRECUENCIA

Cardenal amarillo
EN PELIGRO
Su canto melodioso y su plumaje amarillo convierten a esta ave en una especie atractiva para el comercio ilegal. Según la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN), el Gubernatrix cristata está catalogada como en peligro de extinción tanto a nivel nacional como regional y se estima su población silvestre entre 1000 y 2000 individuos. 

Caí de las yungas
VULNERABLE
Este primate, también conocido como capuchino de Azara, habita en ambientes selváticos y bosques altos de Salta, Jujuy y Misiones. Según el Sistema de Información de Biodiversidad (SIB), el Caí de las Yungas "es una de las especies de primates sudamericanos más comercializadas, para ser usadas como mascota y como animal de experimentacion en laboratorios".

 Tortuga carbonaria
EN PELIGRO
Este reptil autóctono es extraido de su ambiente natural para ser comercializado como mascota doméstica. Según la categorización de anfibios y reptiles de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable, la tortuga carbonaria o yabotí (Chelonoidis carbonaria) se encuentra en peligro de extinción (2013). Su tenencia de fauna silvestre está prohibida por la ley 22.421.

 

Guacamayo rojo
EXTINTO
Esta ave posee un plumaje de colores vibrantes, que la vuelve atractiva para el mascotismo exótico. En 2017 fue declarada extinta en la Argentina, según la categorización de las aves de la Argentina del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación y Aves Argentinas. Anteriormente, el Ara chloropterus se encontraba en estado crítico de conservación. 

Carayá negro y dorado
VULNERABLE
Este primate autóctono (Alouatta caraya) es comercializado ilegalmente como mascota doméstica. Los machos emiten un fuerte aullido que puede ser oído a más de un kilómetro y medio de distancia. Para poder capturar a ejemplares de esta especie, los cazadores suelen asesinar a la hembra, que lleva prendida en su cuerpo al primate bebé. 

Puma
PREOCUPACIÓN MENOR
De amplia distribución en la Argentina, este felino es un depredador tope que cumple roles ecológicos clave. "Es víctima del mascotismo, se cría de cachorro y luego se convierte en un potencial peligro", destaca el sitio del Sistema de Información de Biodiversidad. Otras amenazas para esta especie son la destrucción de su hábitat y su caza furtiva.

 Loro hablador
AMENAZADO
El loro hablador se encuentra amenazado de extinción, según la Categorización de las Aves de la Argentina de Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación y Aves Argentinas (2017). Su plumaje colorido y su capacidad de imitar sonidos vuelven a esta especie atractiva para su comercio ilegal como ave de jaula o mascota doméstica. 

Boa de las vizcacheras
AMENAZADO
A este ofidio también se lo conoce como lampalagua (Boa constrictor occidentalis). Según el registro de la Asociación de Herpetológica Argentina, esta especie de reptil se encuentra amenazada en la Argentina. Las principales causas son su captura como mascota doméstica exótica, la explotación de su cuero y la modificación de su hábitat natural. 

Gato montés
PREOCUPACIÓN MENOR
El gato montés (Leopardus geoffroyi) es un felino de amplia distribución en la Argentina. Esta especie es comercializada como mascota doméstica exótica. Según la Lista Roja de especies que elabora la Sociedad Argentina para el Estudio de los Mamíferos (Sarem), el gato montés está catalogado como "preocupación menor" de conservación.

 Tortuga terrestre
VULNERABLE
Este reptil pertenece a la familia de los Testudines y se distribuye en la Argentina desde el Gran Chaco hasta el norte de la Patagonia. Según la categorización de anfibios y reptiles de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable, la tortuga terrestre común (Chelonoidis chilensis) está en estado de conservación vulnerable (2013). De cada animales capturados para el tráfico ilegal de fauna, solo uno sobrevive.

 Federal
VULNERABLE
Habita en los humedales de América del Sur y es traficado como ave de jaula debido a los llamativos colores de su plumaje negro y rojizo. El Amblyramphus holosericeus está considerado como vulnerable según la categorización de las Aves de la Argentina de Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación y Aves Argentinas (2017). En Entre Ríos, esta especie es considerada Monumento Natural Provincial (Ley N° 11.078).

 Tortuga pintada
VULNERABLE
También se la conoce como Tortuga tigre de agua o Tortuga panza negra, y habita en el noreste de la Argentina. Según consigna el sitio oficial de la Asociación Herpetológica Argentina (AHA), esta especie ocupa "el segundo lugar en el comercio ilegal de reptiles autóctonos después de Chelonoidis chilensis, con destino al mascotismo". A nivel local, el estado de conservación de la Trachemys dorbigni es vulnerable.

En el CRET, desde 2002 atendieron unos 14.000 animales rescatados e incluyen crías separados de sus madres de la peor manera para poder cazarlos. “Cuando llegan, están sufriendo todas las consecuencias de la cadena de tráfico. Cuando la población se involucra y no compra o denuncia los lugares de venta ilegal, ayuda a las autoridades del Estado y los centros de rescate a combatir este problema –continuó Gillet al describir el trabajo en red–. Cada individuo que se decomisa, requiere rehabilitación para poder ser reinsertado en su ambiente naturales, de acuerdo con aspectos genéticos, comportamentales y sanitarios”.

Un trabajo de meses o años
Ese es un trabajo que demanda meses o, a veces, de casi hasta un año. “Cada individuo que recibimos es, además, un paciente y debemos recuperar las lesiones físicas que puede tener, las enfermedades que pudo haber contraído y recuperar su estado porque llegan débiles, malnutridos, con días, meses o, cuando son recuperados de una casa, años sin exposición al sol por cautiverio –describió–. Algunos nunca tienen la posibilidad de reinsertarse a su ambiente por problemas sanitarios o del comportamiento y hay que cuidarlos a lo largo de su vida y con todo lo que demanda el bienestar de un mono, un loro, un guacamayo, una tortuga de agua o de tierra o aves.”

 Puso como ejemplo el decomiso en la ciudad de Buenos Aires de ejemplares de la fauna de otras provincias, sin presencia natural en la Capital. “Hay que sumar a esto que muchos animales que pertenecen a la fauna argentina son encontrados en Estados Unidos o Europa porque desde la Argentina salen a otros países. También, tenemos el tráfico por las fronteras con Paraguay, Brasil y Chile –detalló–. Y rescatamos animales en la Argentina que son de África o Asia porque también hay tráfico desde otras partes del mundo hacia nuestro país para comprar ilegalmente animales exóticos.” Se trata, según enfatizó, de un problema que es global.

¿Qué habría que cambiar, mejorar o reforzar para contrarrestar más eficientemente este comercio ilegal? Gillet mencionó la necesidad de contar con “penas o consecuencias más duras para quienes cometen un delito que atenta contra la salud, el bienestar animal y la conservación de especies”. Eso, según explicó, debería servir para desalentar el tráfico.

También mencionó la necesidad de contar con más apoyo de la sociedad y el Estado a las autoridades y los centros de rehabilitación a través de, por ejemplo, más recursos para investigar y desarticular las redes de tráfico, hacer los decomisos, rehabilitar y reintroducir a los animales a sus ambientes naturales o, cuando eso no es posible, cuidarlos de por vida. Eso demanda biólogos, nutricionistas, veterinarios, cuidadores, espacios y mantenimiento.

“Las imágenes en el momento del decomiso son drásticas –dijo–. Son animales dentro de bolsas, botellas, cajas de cartón sin ventilación o pajareras, donde pueden haber cientos de animales hasta en una jaula pequeña. Esas son las imágenes detrás de un animal silvestre que se compra o adquiere como mascota. La campaña #NoSoyMascota viene a darle a la comunidad información de calidad. Vivimos en uno de los lugares más increíbles del planeta, lleno de vida. Tenemos [los ciudadanos] la responsabilidad de cuidarlo. Cada persona que denuncia, que no compra, que es un turista responsable porque no saca animales, plantas o fósiles de su lugar hace la diferencia.”

Fuente: www.lanacion.com.ar

Te puede interesar
WhatsApp Image 2024-02-21 at 18.27.30

Convención de Especies Migratorias de Animales Silvestres - Reconocen globalmente al Chorlito Ceniciento como especie en peligro

ecovida ambiente
ANIMALES 21 de febrero de 2024

Fue por una presentación realizada por las Cancillerías chilena y argentina, con base científica proporcionada por el Proyecto Pluvianellus, desarrollado por la Asociación Ambiente Sur y el Centro de Rehabilitación de Aves Leñadura de Punta Arenas, con apoyo de la ONG internacional Manomet. Actualmente, sólo quedan alrededor de 500 individuos de la especie que habita la estepa patagónica austral.

Lo más visto
HidrogenoVerde780

Hidrógeno verde en Chile: desarrollo e impactos ambientales.

ecovida ambiente
MUNDO 23 de abril de 2024

El hidrógeno verde se presenta como una alternativa prometedora para la descarbonización de la economía chilena, con el potencial de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y promover el desarrollo de energías renovables.

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email