ECO VIDA AMBIENTE

"PERIODISMO AMBIENTAL"

CIENCIA INVESTIGACIÓN NACIONALES

Orgullo Nacional: a la espera de su lanzamiento

El satélite SAOCOM 1B en cuenta regresiva para su lanzamiento

La Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE) avanza en la nueva campaña de lanzamiento del satélite argentino de observación de la Tierra SAOCOM 1B, que había sido pospuesta en marzo del presente año por el aislamiento social, preventivo y obligatorio dispuesto por el Gobierno nacional por la pandemia de COVID-19.

Ushuaia 24 de Julio de 2020

La Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE) avanza en la nueva campaña de lanzamiento del satélite argentino de observación de la Tierra SAOCOM 1B, que había sido pospuesta en marzo del presente año por el aislamiento social, preventivo y obligatorio dispuesto por el Gobierno nacional por la pandemia de COVID-19. La nueva campaña de lanzamiento prevé realizar la puesta en órbita del satélite argentino a fines de este mes de julio, desde las instalaciones de la empresa SpaceX en Cabo Cañaveral, Florida, Estados Unidos.

28/4/19 Cordoba, Argentina. Ensamble antena SAOCOM 1B

El satélite de observación SAOCOM 1B, junto con el SAOCOM 1A lanzado en 2018, conforman la Misión SAOCOM. Ambos fueron desarrollados y fabricados en el país por la CONAE junto con la empresa INVAP, contratista principal del proyecto, la firma pública VENG, la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) y el Laboratorio GEMA de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), entre otras 80 empresas de tecnología e instituciones del sistema científico tecnológico del país. Además contó con la colaboración de la Agencia Espacial Italiana (ASI).

28/4/19 Cordoba, Argentina. Ensamble antena SAOCOM 1B

La Campaña de Lanzamiento

La delegación técnica argentina responsable de la campaña de lanzamiento partió el viernes 3 de julio hacia EE.UU., integrada por el Director Ejecutivo y Técnico de la CONAE, Raúl Kulichevsky, y cinco profesionales del organismo junto al representante de la Gerencia General de INVAP, Guillermo Benito, y 11 profesionales de dicha empresa. Todos ellos conforman el equipo que trabajará en la etapa de ensayos y pruebas del satélite previas a su lanzamiento y se ocuparán de controlar el satélite durante el lanzamiento, en la sede de SpaceX.

Luego de realizar una cuarentena preventiva de nueve días desde el ingreso a Estados Unidos, y dos Test PCR, con resultados negativos, este lunes 13 de julio, los ingenieros de la CONAE e INVAP ingresaron a SpaceX. Desde Cabo Cañaveral, Kulichevsky destacó que la Misión SAOCOM fue pensada para ofrecer soluciones a problemáticas locales de la Argentina que hasta hoy no pueden ser satisfechas con información de otros satélites. Además, nuestro país se posiciona en un selecto grupo de países capaces de desarrollar la tecnología radar para uso espacial. “La Misión SAOCOM está diseñada por argentinos para la Argentina”, aseguró, y afirmó: “El mayor desafío actual es trabajar en condiciones que no fueron previstas inicialmente” en el nuevo contexto de pandemia.

“Debido a las particularidades de esta campaña tuvimos que armar un grupo estratégico que pudiera viajar a Estados Unidos, minimizando los riesgos de contagio y optimizando el desarrollo de las actividades, que son muy específicas. Cada profesional fue elegido por su trayectoria técnica, por su experiencia y por su situación personal, que también incluye a sus familias. Estas decisiones no sólo involucraron al equipo que viajó; también seleccionamos a un grupo sólido de ingenieras e ingenieros para dar soporte desde la Argentina, con responsabilidades muy importantes”, explicó Josefina Péres, Jefa de Proyecto SAOCOM, quien actualmente está brindando apoyo a la campaña desde Bariloche, provincia de Río Negro, junto a los ingenieros de INVAP. En total, la campaña de lanzamiento cuenta con la participación de más de 50 profesionales de CONAE, INVAP, VENG y el Grupo GEMA de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), distribuidos en Estados Unidos y en la Argentina, en las provincias de Córdoba y Río Negro y en la Ciudad de Buenos Aires.

En el Centro de Control de Misión ubicado en el Centro Espacial Teófilo Tabanera, de la CONAE, en Falda del Carmen, Córdoba, se recibirán las primeras señales de vida en el espacio del SAOCOM 1B y desde allí se controlará y monitoreará el satélite en forma constante. Para chequear todas las variables y poner en funcionamiento al satélite se dispusieron equipos apostados en tres salas de soporte, en las sedes de la CONAE de Buenos Aires y Córodba, y otra en la sede de INVAP en Bariloche. Las actividades se extenderán a lo largo de las siguientes jornadas, para realizar, con comandos a distancia, las operaciones de despliegue de la enorme antena del Radar de Apertura Sintética (SAR, por sus siglas en inglés de Synthetic Aperture Radar), de 35 metros cuadrados.

Tecnología novedosa

La Misión SAOCOM lleva al espacio una compleja tecnología de observación de la Tierra, que representa una importante mejora respecto de los sensores ópticos usuales. Se trata de un instrumento activo que consiste en el radar SAR, que trabaja en la porción de las microondas en banda L del espectro electromagnético.

Los satélites SAOCOM fueron especialmente diseñados para detectar la humedad del suelo y obtener información de la superficie terrestre en cualquier condición meteorológica u hora del día. Esto es posible porque las microondas del radar son capaces de atravesar las nubes y “ver” aunque esté nublado, tanto de día como de noche. Estas características hacen que los SAOCOM sean especialmente útiles para prevenir, monitorear, mitigar y evaluar catástrofes naturales o antrópicas.

Mediante un convenio de colaboración entre el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) y la CONAE, la información brindada por la Misión SAOCOM sobre humedad de suelo ayudará a que los productores sepan cuál es el mejor momento para la siembra, fertilización y riego, en cultivos como soja, maíz, trigo y girasol. Asimismo, brindará soporte en relación al uso de productos químicos para el control de enfermedades en cultivos, en particular para la fusariosis en el trigo. Un aporte no menor para el sector agropecuario lo constituye el pronóstico de inundaciones, que también aporta la misión SAOCOM, desarrollado en el marco de la cooperación entre el Instituto Nacional del Agua (INA) y la CONAE.

Los desafíos de la campaña

La campaña completa de lanzamiento demanda, en total, unos 40 días. Pero a medida que se acerque la fecha del lanzamiento, las pruebas se irán haciendo más complejas. Incluso durante las primeras horas posteriores a la puesta en órbita, también se realizarán tareas clave para su correcto funcionamiento.

“Las actividades técnicas de ahora no tienen grandes modificaciones respecto de las que se iban a hacer en marzo en Cabo Cañaveral, luego de que el satélite fuera trasladado en avión desde la Argentina a Estados Unidos. Lo único que cambió es que, como estuvo guardado durante tres meses, en condiciones seguras, debimos hacer de nuevo una serie de ensayos durante dos días para confirmar que todo estuviera ok” explicó Péres.

Las principales diferencias en la nueva campaña se relacionan con la necesidad de cumplir con un estricto protocolo por el COVID-19. “Los profesionales que hacemos soporte de ingeniería, y que participamos del desarrollo del satélite, vamos a estar acompañando el lanzamiento de manera remota desde Córdoba, Bariloche y Buenos Aires. Buscamos evitar el contacto estrecho, de manera tal de disminuir la probabilidad de contagio”, afirmó Péres, y agregó que todas las tareas tienen un titular y un suplente.

Previo a la puesta en órbita, se realizan dos ensayos de lanzamiento. El primero se completó con éxito, simulado por una computadora, con el fin de ejercitar la configuración remota y las comunicaciones en todos los pasos del procedimiento de cuenta regresiva en tiempo real, tal como si fuera el día de lanzamiento.

Los 10 días previos al lanzamiento son muy importantes porque comprenden la integración del satélite con el lanzador y las pruebas conjuntas, que implican a los ingenieros que están en Cabo Cañaveral y a los que están en el Centro de Control de Misión de la CONAE en Córdoba, quienes van a empezar a tomar el control del satélite una vez que, en el espacio, se separe del lanzador. Cinco días antes del lanzamiento, las ingenieras y los ingenieros argentinos y los de Space X realizarán un segundo ensayo de procedimiento, que esta vez va a incluir al lanzador y al satélite real.

Una vez que el SAOCOM 1B se lance y se separe del lanzador, el Centro de Control de Misión de la CONAE en Córdoba, va a tomar el control del satélite. Entonces se van a comenzar a desarrollar una serie de actividades críticas, que abarcarán cerca de 36 horas, dedicadas mayormente al despliegue de la antena radar.

Péres estará en Bariloche en representación de la CONAE junto a los técnicos de INVAP que participaron en el desarrollo del satélite. En Buenos Aires están los equipos de CONAE, VENG y del Grupo de Gema de la UNLP, que realizaron el diseño térmico de la antena. “Nuestro trabajo consiste en brindar soporte a las operaciones, observar y dar continuidad a las primeras actividades o, si fuera necesario, activar un plan de contingencia”, detalló.

Apenas el satélite detecta que se separó del lanzador, despliega automáticamente el panel solar. Entonces lo primero que se hace dese Córdoba es controlar si los paneles están desplegados. En caso de que la operación no se hubiera desarrollado de manera correcta, se envía un comando para que se despliegue. Los satélites si diseñan para que no tengan un punto singular de falla. Siempre tenemos un plan B por si algo falla”, explicó, y agregó que después comienza la preparación para el despliegue de la antena, que también se realiza por comandos desde Córdoba. Durante los primeros días en órbita, la comunicación con el satélite se realiza con el soporte de estaciones terrenas ubicadas en Noruega, Kenia, Antártida, Islas Kerguelen, Perú, Estados Unidos, con las cuales hay acuerdos de cooperación, y con las dos estaciones de la red de CONAE en Argentina, una en Córdoba y otra en Tierra del Fuego.

Sigue luego un período de varios meses de chequeos para la puesta en servicio operativo, esto es, que el SAOCOM 1B comience a producir imágenes, las cuales quedarán catalogadas para el acceso de los usuarios a través de la página web de la CONAE: https://www.argentina.gob.ar/productos-saocom

Uso de los datos SAOCOM

–  Mapas de Humedad del suelo para uso agricultura e hidrología,

– Mapas de Riesgo de inundación;

– Mapas de Riesgo de incendios;

– Riesgo de enfermedades de cultivos;

– Escenarios para la toma de decisiones de siembra y fertilización;

– Determinar agua disponible en nieve para riego;

– Estudio de desplazamiento de glaciares;

– Estudio de desplazamiento del terreno, pendientes y alturas, entre otras aplicaciones.

SAOCOM en números

– 3.000 kilogramos de peso

– 4,7 mts. de altura y 1,2 mts. de lado, Plataforma de Servicio

– 3 Paneles Solares de 1,51 x 2,7 mts. cada uno. Total de 13m2.

– 35 m2 Antena Radar SAR desplegada

– 7 paneles de 1,5 x 3,5 mts. forman la antena radar

– 1.500 kg. Peso de la antena radar

– 225 imágenes SAOCOM por día

– 620 kilómetros la altura de la órbita

Visite la página web para más información:

https://www.argentina.gob.ar/ciencia/conae/noticias

En esclusiva para ecovida ambiente agradecemos a Laura Sarrate, Karina Redondo – Prensa CONAE.

Felicitamos a todos los profesionales que se ecuentran abocados a este gran trabajo «Orgullo Argentino» Por aquellos cientificos que cada dia ponen su esfuerzo para la Ciencia en la Argentina.

Fuente: Laura Sarrate, Karina Redondo – Prensa CONAE

Dejanos tu comentario

COVID 19

INFORMACION

A %d blogueros les gusta esto: