ECO VIDA AMBIENTE

"PERIODISMO AMBIENTAL"

pato crestón 1
AMBIENTE MUNDO

AUMENTO DEL 268% EN LA DEFORESTACIÓN, SALIDA DEL ACUERDO DE PARÍS, MINERÍA Y GRANDES OBRAS:

LA AMAZONÍA EN EL GOBIERNO DE BOLSONARO

Con la elección del candidato de extrema derecha Jair Bolsonaro, lo que la Amazonía brasileña y el área ambiental más amplia pueden esperar es nada menos que un escenario de conflicto intensificado.

Ushuaia 22 de Agosto 2019

Las estimaciones de los investigadores del INPE muestran que, bajo el gobierno de Bolsonaro, la deforestación en la región podría aumentar a 25.600 km2 / año. Un aumento del 268% con respecto a 2017, que ya era malo, con 6.947 km2 deforestados , alcanzando niveles similares a los registrados a principios de la década de 2000, pero con una presión creciente de la demanda de productos básicos como la soja y la carne. En una década, eso sería el equivalente de toda el área de deforestación del Reino Unido. Más: el 18% de este impacto ocurriría dentro de áreas protegidas tales como reservas indígenas y parques nacionales. La tasa prevista sería aproximadamente 8 veces mayor que la meta del gobierno en 2009 de alcanzar los 3.500 km2 para 2020.

Este sería el resultado inmediato del debilitamiento de las leyes de protección ambiental, las licencias expresas, la apertura de tierras indígenas para la minería, la salida de Brasil del Acuerdo de París y la transformación del Ministerio del Medio Ambiente en un «tirón» dentro del Ministerio. Agricultura Todas las «promesas» del gobierno pronunciadas y reescritas por Bolsonaro y los miembros de su equipo. Entre junio y septiembre, el período previo a la campaña y la campaña electoral, la tasa de deforestación ya aumentó un 36% en la Amazonía . Hubo 2,414 km2 de bosque despejado en estos cuatro meses, en comparación con 1,769 km2 en el mismo rango del año anterior.

Poco después de la primera ronda, por ejemplo, Bolsonaro dijo en su discurso que «combatiría la industria de Ibama e ICMBio». En la práctica, es muy probable que imagine que estos órganos se extinguirán o actuarán solo en sentido figurado. Receta lista para el desastre. Bolsonaro ignora deliberadamente el hecho de que las empresas involucradas en desastres ambientales pagaron solo el 3,4% de R $ 785 millones en multas , según la encuesta más reciente, considerando desde 2015, la violación de la presa Samarco en Mariana, el mayor delito de la historia de Brasil. El sábado (20) , los vehículos de Ibama fueron quemados y los equipos ICMBio persiguieron en Rondônia y Pará.

El juicio experto es que la estructura deficiente de los reguladores, las lagunas en la regulación y los retrasos en la justicia contribuyen a la impunidad de los responsables y no fomentan acciones para prevenir la reincidencia. El caso de Samarco es ejemplar: más de 1,000 días después del crimen, se ha firmado un «acuerdo» que beneficia a las empresas, y el tribunal también ha abierto lagunas para liberar a los ejecutivos de Samarco y otras compañías de la responsabilidad por los 19 asesinatos reportados.

Un ejemplo de la mentalidad de campaña de Bolsonaro es Oswaldo Ferreira, el general de reserva y citado como Ministro de Transporte del candidato del PSL. Ferreira utilizó las experiencias del Ejército durante la construcción de la BR-163, entre Mato Grosso y Pará, para comentar cómo ve el tema de las licencias ambientales en el país: “Fui un teniente feliz en la vida. Cuando construí una carretera, no tenía fiscales ni Ibama. El primer árbol que derribamos (en la apertura de BR-163), estaba allí … derribé todos los árboles que tenía delante, sin que nadie me molestara. Hoy, el hombre, para cortar un árbol, viene a molestar a un puñado de personas ”, dijo al periódico Estado de S. Paulo.. Construido por los militares en la década de 1970, BR 163 es uno de los casos más graves de ocupación ilegal, deforestación ilegal y conflictos socioambientales en el país.

A mediados de octubre, el líder de Sintraf (Sindicato de Trabajadores de la Agricultura Familiar), Aluisio Sampaio, fue asesinado en el sur de Pará, a orillas de la BR-163 . Sampaio fue amenazado de muerte por políticos y líderes de agricultores locales, no tenía relación con el MST. Su organización de ocupantes ilegales ha estado luchando durante años con los acaparadores de tierras locales. Bolsonaro tuvo amplio voto en toda la BR-163. Durante una visita de campaña a Pará en julio, nuevamente elogió a los agentes de policía condenados por la muerte de 19 trabajadores rurales sin tierra en 1996 en Eldorado do Carajás (PA), en la parte oriental del estado. Dos líderes indígenas también fueron asesinados en octubre : David Gaviãoen Maranhão y Erivelton Tenharim, en Mato Grosso. El CPT emitió una nota «contra las mentiras, la hipocresía y la barbarie» . Los conflictos ya están empeorando .

En Folha, Marcelo Leite, uno de los periodistas científicos más respetados de Brasil, fue incisivo. “No hay duda de que toda esta tontería irresponsable se entenderá en los bosques de Amazonas como una contraseña para iniciar las motosierras, estirar las cadenas, recargar armas e ir a cazar okupas, indios y quilombolas. Alrededor del 20% de la selva amazónica ya ha caído al suelo, y una investigación seria ha estimado que la eliminación de parte de ella puede llevarlo a un camino sin retorno. Sin mencionar el aumento de los conflictos sociales y territoriales. El capitán retirado en la meseta, tomando lo que dice por su valor nominal, está listo para encender estos fusibles. Si sucede lo peor en la Amazonía, la gente de Faria Lima se ensuciará las manos con sangre y cenizas ”, dijo .

En El País, Eliane Brum señaló que Bolsonaro es una amenaza no solo para Brasil sino para el planeta , ya que el Amazonas es fundamental para controlar el calentamiento global dentro del límite de 1,5 ° C, un proceso que no permite errores: medio grado extra sería catastrófico, y los próximos 12 años serán cruciales para la meta. 136 geógrafos de Pará también publicaron una carta en defensa de la democracia , diciendo que «Bolsonaro presenta una postura política de entregar los recursos naturales de la selva tropical más grande del mundo» a la iniciativa privada de países extranjeros. El viernes (19/10), los funcionarios protestaron contra la posible fusión de MMA con el Ministerio de Agricultura . Los planes de Bolsonaro y Haddad son antagónicos, evaluar expertos.

Señorita Blairo Maggi?

Un logro importante de un posible gobierno de Bolsonaro sería hacer que la sociedad pierda cifras terribles como Blairo Maggi, uno de los mayores productores y deforestadores de soja del mundo, colocado como ministro de agricultura en una maniobra ya inaceptable. Maggi, sin embargo, parece bastante razonable en torno a Antonio Nabhan García, presidente de la Unión Democrática Ruralista (UDR), el «asesor» de Bolsonaro en el tema ambiental y se dispuso a hacerse cargo del Ministerio de Agricultura.

Para Nabhan, se creó «una leyenda en Brasil de que el medio ambiente más degradante es el agricultor». Para él, es todo lo contrario. «El agricultor es el mayor conservador del medio ambiente», dijo en una entrevista con Folha de SP . Nabhan posee propiedades en Mato Grosso (soja, maíz y algodón) y Mato Grosso do Sul (eucalipto y ganado), dice «hay mucho espacio para la deforestación en el Amazonas», dentro de su mentalidad de terminar con la «mezcla ideológica» (sic) que el tema ambiental tiene en Brasil.

Según el presidente de la UDR, “si dependiera de los ambientalistas y las ONG, Brasil no tendría soja. Quieren transformar nuestra Amazonía en otro país. Esto es absurdo ”, comentó. Resulta que el país de Nabhan es el reino del acaparamiento de tierras, exenciones impositivas inconmensurables y no transparentes, violencia irrestricta en el campo, deforestación liberada y producción sobre todo. No por casualidad, Nabhan fue acusado por CPMI de Land por formar milicias  para asesinar a trabajadores sin tierra. La UDR tiene una larga historia de violencia organizada en el campo.

Este miércoles (7 de noviembre), Bolsonaro anunció a Tereza Cristina (DEM / MS), líder del Frente Parlamentario de Agricultura y «Musa del Veneno», según ellos mismos, como nueva Ministra de Agricultura. Tereza Cristina recibió donaciones de ejecutivos directamente relacionados con pesticidas en su campaña de reelección para la legislatura. Este año, también fue presidente del comité especial de la Cámara de Representantes que aprobó el proyecto de ley 6299 que facilita la liberación de pesticidas. Sorprendentemente, el proyecto de ley fue propuesto por Maggi en 2002. El proyecto de ley impedirá que las agencias de aplicación sigan trabajando y excluirá a los Ministerios de Salud y Medio Ambiente del análisis y registro de pesticidas.dejando esta tarea exclusivamente al ministerio ahora dirigido, vea, por Cristina. Las licencias para el uso de nuevos venenos pueden aprobarse sin pasar pruebas que analicen el impacto sobre el medio ambiente y la salud de la población. Brasil ya es uno de los mayores consumidores de pesticidas en el mundo, tiene las leyes más permisivas con respecto a la contaminación e incluso ofrece subsidios multimillonarios al sector .

Repudio internacional de la comunidad científica.

Los planes de Bolsonaro no han sido ignorados por la comunidad científica de todo el mundo. El artículo de la revista Nature , uno de los más respetados en el área, muestra la preocupación de la publicación por el ascenso y la posible victoria de Bolsonaro. La revista señala que el candidato debe liberar a los agronegocios para «hacer lo que quiera en la Amazonía», que los fondos para la investigación y los programas científicos en las universidades deberían disminuir, que la salida del Acuerdo de París sería catastrófica y que las regulaciones ambientales no deberían resistir

“Bolsonaro debe promover la expansión agrícola e industrial a expensas de la protección del medio ambiente y los derechos de los pueblos indígenas. Su victoria sería una pesadilla ”, dice Nature, según fuentes que escuchó. Para la revista, el futuro es incierto, y los fondos públicos para todo el campo de investigación académica también deben sufrir mucho.

La ciencia, otra referencia importante en el mundo, también hace lo mismo . Su ascenso meteórico, dice, ha asustado a los científicos brasileños, que temen el futuro de la ciencia en el país, la protección de nuestra biodiversidad y el papel de Brasil en la lucha contra el calentamiento global. Los expertos entrevistados dicen que «Bolsonaro es lo peor que le puede pasar» al medio ambiente y la revista también recuerda que el candidato dijo que «Brasil tiene demasiadas áreas protegidas que obstaculizan el camino del desarrollo».

Citando una preferencia por el miembro del PSL, el astronauta Marcos Pontes, como posible jefe de la cartera de Ciencia y Tecnología, que ha reducido su presupuesto en más de la mitad desde 2013 y se espera que caiga otro 10% en 2019, Science también señala que Históricamente, Bolsonaro ha tenido muy poco que ver con la ciencia, incluido un proyecto de ley de drogas controvertido que ha demostrado ser totalmente ineficaz contra el cáncer y declaraciones de miembros de su equipo de que el creacionismo debe enseñarse en las escuelas.

The Guardian , el Financial Times , el New York Times , el Business Insider , el New Yorker y Reuters , entre otros, también advirtieron sobre la amenaza concreta que el diputado representa para el Amazonas, el medio ambiente y el cambio. cambio climático En un editorial del domingo (21) , el NY Times señaló que el Amazonas tiene mucho que perder con una posible elección de Bolsonaro.

Salida del Acuerdo de París, impactos y minería en tierras indígenas.

Bolsonaro ya ha anunciado que abandonará el Acuerdo de París, un compromiso firmado por Brasil en 2015 en la COP 21 y ratificado por el Congreso, incluido el propio Bolsonaro, que no tiene una de sus fortalezas en coherencia. El candidato del PSL sigue la línea de Donald Trump, quien retiró a los Estados Unidos del Acuerdo, alegando que los objetivos «perjudican la soberanía» y la «productividad». Si cumple su promesa, directamente relacionada con la intención de liberar la deforestación en la Amazonía, todos los compromisos asumidos por Brasil desaparecerían.

Entre los objetivos está la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero hasta en un 43% para 2030 desde los niveles de 2005; aumentar la proporción de bioenergía sostenible en su matriz energética a aproximadamente el 18% para 2030; restaurar y reforestar 12 millones de hectáreas de bosques; y lograr una participación estimada del 45% de las energías renovables en la composición de la matriz energética para 2030.

La ciencia señala que los estudios muestran que es posible duplicar la producción de la agricultura brasileña sin deforestar ni un solo árbol, solo explorando las áreas degradadas actuales. Investigadores del INPETambién muestran que las emisiones aumentarán considerablemente a medida que aumente la deforestación. Siguiendo las promesas de Bolsonaro, de 2021 a 2030, se espera que las emisiones de la deforestación en el Amazonas agreguen 13.12 gigatoneladas de dióxido de carbono equivalente, utilizado para comparar varios gases de efecto invernadero contra un estándar global, alrededor de 1.31 GtCO2 por año. Esta emisión anual corresponde al 3% de las emisiones totales en todo el mundo. «El cambio drástico en las políticas públicas para la Amazonía sería un punto de inflexión con graves consecuencias para el calentamiento global», advierten.

Incluso desde un punto de vista puramente económico, la salida del Acuerdo de París sería un desastre. En su discurso ante la Asamblea General de la ONU en septiembre pasado, el presidente francés Emmanuel Macron argumentó que los países que violaron el Acuerdo de París deberían ser excluidos de los acuerdos comerciales. «El discurso de Macron debería llamar la atención de los campesinos brasileños que animan la elección de Bolsonaro y su licencia para destruir sin preocupación», dijo Carlos Rittl, secretario ejecutivo del Observatorio del Clima.

Para él, abandonar el tratado climático sería un golpe en el pie para los intereses económicos de Brasil. Tal decisión podría socavar el acuerdo comercial que el Mercosur está negociando actualmente con la Unión Europea, con el potencial de mover decenas de miles de millones de euros al año. «Cuando la carne de res y la soya brasileñas lleguen a Europa y los importadores y consumidores sepan que están asociados con una mayor deforestación, emisiones de gases de efecto invernadero o violencia, no querrán comprar», dijo el ambientalista. «Brasil perderá mercados», dijo a Piaui .

La promesa de liberar la exploración minera en tierras indígenas , más del 90% de ellas en la Amazonía, y detener la demarcación por completo, también ilumina los ojos de los ruralistas y el mercado. Considerando solo aquellos proyectos que ya existen en el Congreso y que pueden ser aprobados por el próximo banco y las 13,600 solicitudes registradas actualmente de DNPM que se superponen con áreas protegidas, cinco millones de hectáreas de área protegida en Brasil pueden verse directamente afectadas por minería en solo ocho años.

¿Acabar con todo activismo?

En el mismo discurso posterior a la primera ronda, Bolsonaro prometió «poner fin a todo activismo». Declaración típica de la dictadura rechazada por cientos de entidades de la sociedad civil . No satisfecho, Bolsonaro también quiere prohibir a las ONG internacionales de Brasil como Greenpeace y WWF. Una era de persecución abierta e institucionalizada anuncia como nunca antes, especialmente en una «democracia».

La nota de repudio recuerda que la acción de los activistas ha sido fundamental para la mejora de las condiciones de vida en el país y para el avance en la conquista de los derechos. Las organizaciones y los movimientos son actores estratégicos que contribuyen a la formulación de políticas públicas, la redacción de leyes importantes, la supervisión del gobierno desde el punto de vista presupuestario, la demanda de la implementación de políticas y programas gubernamentales. Una sociedad civil vibrante, activa y libre para denunciar el abuso, celebrar los logros y promover los derechos es uno de los pilares de las sociedades democráticas en todo el mundo, dice el texto.

También según la nota, fue a través del trabajo activista de tantas entidades que Brasil ganó, por ejemplo, leyes como la lucha contra el racismo y la lucha contra la violencia contra las mujeres; políticas públicas como seguro de desempleo y financiamiento estudiantil; programas de deforestación y protección animal; La Ley Antitabaco y la Ley de Registro Limpio, que nació de la iniciativa de la sociedad civil para combatir la corrupción en las esferas más diferentes del país. El Instituto Brasileño de Defensa Pública – IBAP también emitió una carta en defensa del medio ambiente y el análisis de las propuestas de los candidatos ya mostró que Bolsonaro fue, con mucho, el más catastrófico para Brasil.

Las organizaciones también recordaron  que la eventual extinción de MMA, con su incorporación al Ministerio de Agricultura, Ganadería y Abastecimiento (MAPA), y el agotamiento de las funciones de sus órganos, como el Instituto Brasileño de Medio Ambiente y Recursos Naturales Renovables (IBAMA). y el Instituto Chico Mendes para la Conservación de la Biodiversidad (ICMBio), resultaría en una violación sin precedentes de todo el Sistema Nacional del Medio Ambiente, desarrollado a partir de la Política Nacional del Medio Ambiente, a principios de la década de 1980. El lunes (22), Ocho ex ministros de medio ambiente firmaron un textodeclarando que Brasil «no puede aterrizar del mundo».

Todo esto es simplemente una molestia para el proyecto que representa el diputado. La democracia, para Bolsonaro, la cumbre del PSL de su partido, y todos los generales que están en el centro de la campaña, no es más que un detalle aburrido en esta historia de tener que respetar a las instituciones. También consideran que es un retraso tener que confiar en la aprobación del Congreso y el Senado para poner en marcha una agenda exigida por el mercado financiero, los agronegocios, los industriales, los empleadores. Existe la voluntad de elegirlo, incluso si la formación de las dos casas ya cumple plenamente con estos intereses. El Frente Parlamentario de Agricultura, que ha declarado su pleno apoyo a Bolsonaro, incluso perdiendo miembros , mantiene su influencia y aún debe ganar nuevos partidarios. Congresistas actuando anti-indígenas. No menos importante, los 52 diputados elegidos por el PSL exceden la violencia de las propuestas, el escenario en el Senado y entre los gobernadores electos en la Amazonía Legal tampoco es muy prometedor.

Si es elegido, Bolsonaro tendrá todas las herramientas y el apoyo necesarios para implementar su plan perjudicial para el Amazonas. Sin embargo, las posibilidades de resistencia también se presentan con parlamentarios que defienden la agenda ambiental elegida. A nivel federal o estatal, hay muchos frentes que un gobierno de Bolsonaro y parlamentarios conservadores necesitarán abordar y dialogar en defensa de la Amazonía y las agendas progresistas.

Fuente: http://amazonia.inesc.org.br/destaque/desmatamento-saida-do-acordo-de-paris-a-amazonia-no-governo-bolsonaro/

Dejanos tu comentario

COVID 19

INFORMACION

A %d blogueros les gusta esto: